El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha dictado este martes que los clientes engañados al comprar un vehículo con el motor trucado para simular menos emisiones contaminantes de las reales –escándalo conocido como ‘dieselgate’-_ tienen derecho a ser indemnizados por el fabricante del automóvil.