Alrededor de un millar de trabajadores y trabajadoras de Abanca se han movilizado en A Coruña, en una protesta convocada en Galicia por los sindicatos CIG y ASCA, para reclamar medidas con las que compensar la «brutal pérdida de poder adquisitivo desde 2010», así como la apertura de una negociación para cuestiones como la reducción de los horarios laborales.